El seguro es importante ¡pero el precio también!

Adquirir un seguro es una tarea prácticamente obligatoria, debido en gran medida a su finalidad, que no es otra cosa que resguardar tus finanzas. Es posible que te pregunte cómo es que un seguro, siendo un pago constante, puede ayudar a tu economía familiar a largo plazo; a lo que te responderemos con un sencillo ejemplo:

Has trabajado durante veinte años ahorrando al máximo, pero de pronto notas que comienzas a sentirte débil, vas al médico y descubres que tienes una enfermedad degenerativa. Si no posees un seguro personal, podemos adelantarte que en un lapso de tiempo corto tus ahorros se irán en costosos tratamientos: ¡Lamentable!

Ahora bien, supongamos que durante los mismos vente años has creado un presupuesto inteligente, en el que incluías el pago de un seguro de salud. Sin dudas, al final te encontrarás igualmente con una importante cantidad de dinero ahorrado, que permanecerá intacto ante la aparición de la misma enfermedad degenerativa. ¡Inteligente!

Pero, no todo se puede justificar

Que los seguros sean necesarios no significa que debas pagar cualquier precio por ellos, es importante que prestes mucha atención a los consejos que hemos preparado para ti en este artículo, ellos te guiarán hacia la póliza de seguro ideal para ti:

Define tus necesidades:

Sin importar el tipo de seguro que desees, siempre debes analizar qué quieres proteger y por cuánto quieres hacerlo. Además, toma en consideración los riesgos, el valor total y lo que esperas recibir en caso de que lo asegurado sufra un daño.

Establece un límite:

Luego de analizar tus necesidades y antes de barajar tus opciones, define hasta dónde estás dispuesto a llegar para conseguir un buen seguro. En otras palabras, te recomendamos tener un límite, el cual no superarás por tu póliza: ¡Se disciplinado con esto!

Planifica los pagos:

Organizar tus finanzas es obligatorio, en especial si quieres llegar al retiro con un patrimonio respetable. Así que al momento de adquirir un seguro te pedimos que organices tus ingresos, de forma tal que no debas sufrir mes a mes para cumplir tus responsabilidades.

Conoce las opciones de renegociación:

Conforme pasan los años, las compañías de seguro pueden ofrecerte renegociar tu póliza, algo que usualmente beneficia a ambas partes. No obstante, ten cuidado y estudia cada propuesta, porque muchas veces las pequeñas letras pueden acarrear consecuencias adversas para ti.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *