¿Qué es el trastorno de identidad disociativa TID?

También conocido como Desorden o Trastorno de Personalidad Múltiple; el trastorno de identidad disociativa (TID) se trata de una de las enfermedades mentales de menor comprensión y más elevado nivel de controversia entre los profesionales de la materia. Está caracterizado por la existencia de dos o más identidades, las cuales se alternan para controlar el comportamiento de la persona. Debido a que el término de “personalidad disociada o dividida” se utiliza con frecuencia para describir la esquizofrenia, es común que se confunda esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del Trastorno de identidad disociativa (TID) incluyen muchas señales inespecíficas bastante similares a otros cuadros psiquiátricos, como esquizofrenia o ansiedad, inclusive pueden presentarse síntomas que hacen parecer enfermedades no mentales. Con frecuencia se ve en casos de intentos de suicidio, depresión y episodios de automutilación. Entre los síntomas y signos más comunes se encuentran:

  • Disociación, la persona experimenta episodios con lapsus de memoria que cobran mayor significado cuando se producen en eventos relevantes de la vida personal y familiar
  • Sentirse irreal
  • Experimentar saltos en el espacio o en el tiempo. Por ejemplo, hallarse en un lugar desconociendo cómo se llegó hasta allí
  • Ser acusado de mentir con frecuencia y no poder reconocerlo
  • Tener cosas sin el recuerdo de cómo se obtuvieron
  • Escuchar voces internas y conversaciones dentro de sí mismo entre otras personas
  • Toparse con un desconocido al que le parezca conocerle como otra persona
  • No reconocerse a sí mismo frente al espejo

La suma de todos estos signos, hace que la vida de los pacientes con TID tienda a ser demasiado caótica, dando lugar al aparecimiento de episodios de ansiedad severa y depresión.

¿Cuáles son sus causas?

No existen evidencias que prueben que haya una causa específica del Trastorno de Identidad Disociativo, sin embargo la teoría más extendida lo atribuye a traumas severos durante la infancia. Entre las maneras en las que se considera que la persona puede responder a procesos traumáticos es blindando los recuerdos hacia el trauma, es decir, disociando su memoria.

A su vez, ciertos datos relacionan el TID y el trauma infantil debido a que se ha comprobado que el 85% de los pacientes adultos que lo padecen, fueron víctimas de maltrato durante su infancia.

¿Cómo se diagnostica el ?

Como no existe test o prueba específica para su diagnóstico, este suele basarse en la observación de los síntomas anteriormente descritos y en entrevistas con el paciente. Un criterio seguido es:

  1. Presencia de dos o más estado de personalidad o identidades con una percepción diferente tanto de sí mismo como del mundo.
  2. Olvidar información personal de suficiente importancia como para que el no recordarlo no pueda ser explicado por medio de un olvido común.
  3. Al menos dos de las personalidades se manifiestan de forma claramente identificable y en repetidas ocasiones para tomar el control del comportamientode la persona.
  4. Los síntomas observados no guardan relación con el consumo de sustancias como alcohol o drogas, ni con enfermedades. En pacientes de edad infantil, es necesario comprobarse que no se trata de una fantasía.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *