Ventajas e inconvenientes de ser autónomo

Algunos piensan que todo lo que rodea a ser autónomo es malo, nada más lejos de la realidad. De hecho se podría decir que es un mundo plagado de superhéroes que trabajan a diario y con ahínco para salir adelante y tener éxito.

Es por esta razón que el presente post se enfoca en los aspectos positivos y negativos de ser autónomo, para que los que ya lo son, puedan sentirse identificados, y los que no, sepan a lo que se enfrentarán. Veamos a continuación lo que es un autónomo.

Ventajas de ser autónomo

Nada mejor que comenzar con las prestaciones y beneficios, para sacar la parte buena y positiva de ser un trabajador por cuenta propia.

1.      Se trabaja cuando se quiere

Si se es de los que detestan estar amarrados a un horario laboral, el ser autónomo es la solución a los problemas. Se podrá despedir de ese clásico horario de 9:00 a 17:00, para sustituirlo por un trabajo a la hora que se desee.

Adicional a la ventaja de poder tomarse cuando lo considere necesario, un día libre. Si se sabe organizar y es adecuada la productividad personal, se tiene la posibilidad de quedar con ese amigo con el que no se ve de hace años un lunes por la mañana o salir un miércoles por la noche sin que implique sufrir por tener que levantarte temprano el jueves.

2.      Ser el propio jefe

Al ser el propio jefe, la persona es quien está al mando y decides qué hacer y qué no para construir la carrera laboral. Se puede trabajar en ciertos proyectos que no se disfruten, aunque a largo plazo se dispone de la libertad para escoger con quien trabajar o no. cuando se es empleado por cuenta ajena no queda otra remedio que trabajar a diario con las mismas personas y bajo las órdenes del mismo jefe, así no se sea del agrado.

3.      Es posible ganar más dinero

No es un secreto, el potencial económico de un autónomo supera al de un empleado por cuenta ajena. Los ingresos dejaran de depender de las horas que se trabajen, de las tareas o tratos que se cierren o de que haya subidas o declives en la empresa. Dependerá de la manera en la que se trabaje, cuánto se desee cobrar y la cantidad de clientes satisfechos que se alcancen.

4.      Trabajar en lo que siempre se ha soñado

El ser autónomo es soltarse las ataduras a proyectos en los que no se quiere trabajar, a empleos odiados. Se cuenta con la plena libertad para trabajar de lo que se desea y en lo que siempre se ha soñado. Nada mejor para triunfar que dedicarse a lo que siempre gusto desde niño y que apasiona.

Ser autónomo

5.      Se aprende a gestionar la vida, el negocio y el dinero

Ser autónomo contribuye a aprender verdaderamente a manejar el dinero y gestionar todo lo que entra y sale del bolsillo. Asimismo, se será cada uno de los departamentos de la empresa, es decir, el director, el encargado de las tareas de marketing, el producto y el que dirige el departamento financiero. Claro, no hay necesidad de aprender a hacer cada una de esas cosas, puesto que se tendrá que delegar, sin embargo ser autónomo permitirá tener mayor conocimiento acerca de todo.

Desventajas de ser autónomo

Ahora bien, llega la parte mala: todos los inconvenientes de ser autónomo y los contras de ser empresario individual. Es curioso, pero esta parte se conoce mucho más a fondo que la de las ventajas debido a que la situación del autónomo en muchos países no es precisamente la ideal.

¿Qué tiene de malo ser autónomo? ¿Por qué hay tanta gente que opta por la seguridad de un puesto de empleo en lugar de aventurarse al autoempleo?

1.      Se pierde el balance entre vivir y trabajar

El carecer de horarios es un arma de doble filo, aunque puede ser positivo, muchos autónomos terminan trabajando el doble que cuando eran empleados, haciendo muy borrosa la línea entre el trabajo y su vida personal.

Cuando no se tiene un horario fijo o no se plantea uno, es posible acabar trabajando fácilmente todo el día en horas sueltas, con la salvedad de ser capaz de lograr cerrar horarios propios, despedirse del tiempo libre y comenzar a plantearse la idea de trabajar 24/7.

2.      Se lucha a diario contra los clientes

El no tener jefe no implica que no se tendrá a nadie pidiendo u ordenando cosas. En palabras más simples, se tendrán muchos “mini-jefes” bajo la forma de clientes. Entre los peores errores habituales de los autónomos está el no seleccionar sus clientes, trabajando con todo lo que le entra.

Por tendencia, esto suele convertirlos en “esclavos” de muchas personas, así como finalmente trabajar de lo que no se quiere y perder la libertad que la autonomía ofrece. En resumen, como empleado por cuenta ajena en ocasiones ni se ven a los propios clientes, es el jefe quien decide qué hacer y listo, mientras que como autónomo, eso es cuestión del pasado.

3.      Se debe ganar más dinero que como empleado

Un empleado cobra su nómina y, pese a que el Gobierno ya ha tomado su tajada antes de que el mismo la cobre, no tiene que preocuparse de nada adicional. El autónomo tiene 2 preocupaciones adicionales: el IRPF y el IVA.

4.      Se tiene que encontrar trabajo

Nadie vendrá a contratar, no aparecerán clientes corriendo. Salvo a que se sea conocido antes de aventurarse al mundo autónomo, se tendrá que buscar trabajo propio y encontrar clientes. Los inicios siempre serán duros, percibiéndose a cada cliente como una gota de agua en medio del desierto. Sin embargo, una vez que se establezca, los clientes llegarán por ellos mismos, pues los anteriores les hablarán, recomendándolos y acrecentando la popularidad.

5.      Obliga a ser un todo en uno

Sin importar si se propone un producto o servicio muy determinado, es necesario entender de diversos campos diferentes para poder triunfar como FreeLancer. No se será responsable únicamente de entregar el producto o dar el servicio, sino que en un principio, se tendrá también que hacer todo el trabajo de administración, marketing y demás.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *